viernes, 30 de noviembre de 2007

Mirada

Ella tenía la mirada tan líquida que, clavándole los ojos en la frente, inoculó el veneno de su memoria en el cerebro del pobre jovencito quien, desde entonces, ya nunca más pudo confirmar que deseaba enviar imágenes a la papelera de reciclaje.

jueves, 29 de noviembre de 2007

Perfidia

Porfiada como la voz de los buitres quiere tu corazón y no otra cosa, pero tu corazón lleno de sangre, afuera del pecho pero sin separar del cuerpo. Porfiada como la sonrisa de los delfines quiere tu corazón y no otra cosa, pero tu corazón ahogado en llanto, ardiendo de dolor, hecho jirones, y que tus propios ojos lo estén viendo.

miércoles, 28 de noviembre de 2007

martes, 27 de noviembre de 2007

Rayos catódicos

Los rayos catódicos le partieron la realidad en dos y aunque alcanzó a apagar el televisor no se pudo salvar de su influencia. Quedó tendido en el sofá para siempre y así lo encontró la policía ciento cincuenta años mas tarde. Por eso digo que hay que tratar de salir a la calle y olvidarse de ese programa favorito.

lunes, 26 de noviembre de 2007

Flores y piedras

Tenía las manos suaves como un campo de flores y la mirada áspera como dos piedras. Yo siempre tuve la prudencia de mirarle las manos y la compasión de acariciarle los ojos pero, sinceramente, nunca me pude acostumbrar a la mentira.

domingo, 25 de noviembre de 2007

Estacionamiento

Escribía poesías mientras esperaba sentado en el asiento del acompañante del auto estacionado. Los días donde mas se inspiraba eran los de lluvia. Los vidrios se empañaban y se sentía protegido dentro de una burbuja de placer templado, a media luz e inmerso en un tranquilizante perfume a nafta.

sábado, 24 de noviembre de 2007

Teléfono

Demasiado lejos para parecerse a mi. Una nube no es nada si no llueve, igual que el tiempo, que no es nada si no pasa. Terminamos de tomar el café y nos cansamos de barrer todas las palabras que habían caído al suelo y de llenar bolsas de basura. El teléfono es el despertador de las charlas dormidas pero a mi no me gustan los teléfonos. Como antes, que no había teléfonos y el que quería contarle algo a alguien tenía que esperar hasta verle la oreja para empezar a mover la lengua. Y esos silencios controlados y esa serenidad hasta encontrarte con un interlocutor determinado hacían que las personas fueran muy distintas a las contemporáneas. A mi no me gustan los teléfonos pero soy contemporáneo. Esos silencios controlados y esas serenidades son de otro tiempo, de un tiempo que al haber pasado se ha convertido en algo, así como las nubes que recién son algo cuando llueve. Ese tiempo que está muy pero muy lejos. Demasiado lejos para parecerse a mí.

jueves, 22 de noviembre de 2007

Punto final

Si no fuera porque, aún aguzando la vista, no pude confirmar con certeza la situación (y no me gusta mentir demasiado), juraría que todo está igual, lo que resulta verdaderamente decepcionante si sacamos la cuenta de la cantidad de platos que lavamos para poner la casa en orden, de los puntos finales que le pusimos a nuestros reclamos, de lo debidamente obedientes que al final fuimos nosotros y no los que debían serlo, de las suelas que nos gastamos caminando para seguir al que no nos iba a defraudar, de las cirugías sin anestesia que nos aguantamos sin desmayo o de lo último que se perdió que fue esa millonada de esperanzas.

miércoles, 21 de noviembre de 2007

Derrotero

Displicente y mentiroso como el eslogan de una campaña electoral el tiempo pasa sobre los techos de chapa de las villas argentinas. Displicente y mentiroso por mas que la cola de la estrella fugaz vaya dejando un montón de brillitos en el aire y nos confunda buenamente el ánimo al tratar de alegrar un poco el derrotero de los reyes magos.

martes, 20 de noviembre de 2007

Revoluciones

La revolución industrial es a la revolución tecnológica lo que la revolución de mayo es a la guerra de Irak. Lo malo es que después de tantas revoluciones la esencia de la vida es la misma. Lo bueno también.

lunes, 19 de noviembre de 2007

Te entiendo

Nunca terminarás de entender el corazón de los demás así como los demás nunca terminarán de entender tu corazón, y es que si la vida no alcanza ni siquiera para entender el corazón propio bueno estaría ponerse a entender el corazón de los demás. Finalmente uno dice te entiendo para no perder tiempo en tratar de entender al otro ni hacerle perder tiempo al otro para que lo entienda a uno.

domingo, 18 de noviembre de 2007

Palabras

Soy un hombre de pocas palabras pero de mucho diccionario. Las palabras mejor tenerlas guardadas y gastar las justas, talvez las menos posibles.

sábado, 17 de noviembre de 2007

El precio de la lechuga

Don Tito, el verdulero, atiende a doña Amelia, la vecina. La mujer había entrado a la verdulería y sin saludar le preguntó el precio de la lechuga. Don Tito le dijo que veinte y doña Amelia le pidió una. El metió un poco de pasto en una bolsita de plástico, se la dio y sonriendo le preguntó si necesitaba algo mas. Ella dijo que no, que gracias. Entonces sacó un pedacito de papel recortado del monedero, le pagó y salió del dormitorio de su mamá.

viernes, 16 de noviembre de 2007

La historieta

La historieta es el cine mas barato. Sobre todo cuando perdemos la noción de estar leyendo el texto de los globitos y mirando el dibujo de la viñeta al mismo tiempo y todo se empieza a mover solo, como la vida misma.

miércoles, 14 de noviembre de 2007

Los grillos

La paz era inmensa, el silencio latía al ritmo de miles de grillos, solo se escuchaba ese sonido en medio del campo, el cielo estaba absolutamente despejado, hacía calor, mucho calor, todo parecía inamovible, monótono, incambiable, pero de pronto, sobre la nítida blancura de la luna llena, se recorto la silueta del vuelo de una bruja y el coro de grillos enmudeció.

martes, 13 de noviembre de 2007

Reyes magos

En latinoamérica todos sabemos desde hace mucho tiempo que los reyes magos no existen, así que desde hace mucho tiempo no creemos ni en los reyes ni en los magos.

lunes, 12 de noviembre de 2007

Veneno

En su charla no hay vocablo ni inofensivo ni ameno / cada vez que abre la boca nos salpica con veneno. / No converses con el miedo. / No converses con el miedo.

domingo, 11 de noviembre de 2007

Línea clara

No se prácticamente nada de la línea clara mediterránea, soy un hacedor de historietas al que ya bastante trabajo le cuesta ponerse a mirar todo lo que se publica o ha publicado. En todo caso mi interés está centrado en la línea turbia argentina y a partir de ahí sí que podría hacer algunas observaciones.

sábado, 10 de noviembre de 2007

Aspirinas

Bebiendo un vaso de leche caliente con mucha miel, mucho whisky y acompañado por dos aspirinas y una cama llena de edredones y una mujer se te pasa la gripe instantaneamente.

viernes, 9 de noviembre de 2007

Entusiasmo

Me parece que tu entusiasmo es perecedero. No tengo nada contra lo perecedero pero estoy convencido de que el entusiasmo debe ser eterno.

miércoles, 7 de noviembre de 2007

martes, 6 de noviembre de 2007

lunes, 5 de noviembre de 2007

Mentira

El argumento no era del todo válido pero era sumamente feliz, y hasta la mas burda de las mentiras acompañada de una sonrisa conmueve muchísimo mas que una verdad austera.

domingo, 4 de noviembre de 2007

Nobel de la paz

Somos muchísimas las personas que nos venimos mancando el futuro por arrastrar rengueras históricas y simpre nos las arreglámos atándonos el presente con alambre. Por lo tanto resulta una injusticia que ahora venga un boludo a decirnos que la verdad es incómoda y que por esa obviedad le den el premio Nobel de la paz.

sábado, 3 de noviembre de 2007

Puntitos

Desde acá arriba las calles parecen un dibujo hecho con regla y escuadra, la gente también. Puntitos que van y vienen trayendo y llevando sus problemas en lugar de tirarlos en las bocas de tormentas, en las alcantarillas o en los container de la basura. Puntitos que forman la cara del mapa, puntitos que hacen que el mapa viva y se muera un poco.

jueves, 1 de noviembre de 2007

Bocacalles

Y los pibes se piraron por las calles /por los pasos de cebra, por los bares / y buscaron el amor por las dos manos / por cortadas, bocacalles, boulevares / y se encontraron con las calles sin sentido / todas las flechas desclavadas, por el aire / y el amor riendosé, el hijo de puta / por la vereda de los números impares.