lunes, 24 de septiembre de 2007

Una estrella en la mano

Por unos instantes lo perdimos de vista, fue entonces cuando aprovechó y se fue al cielo, lo supimos porque cuando lo volvimos a encontrar, sentado en la rama de aquel sauce llorón, tenía una estrella inmensa en la mano.

No hay comentarios: