viernes, 19 de octubre de 2007

Un infierno

Puedo imaginarme el cielo y no el infierno. Puedo imaginarme el cielo porque casi deseo obsesivamente un rincón de paz. No puedo imaginarme el infierno porque estaba absolutamente convencido de que era esto.

No hay comentarios: