jueves, 29 de noviembre de 2007

Perfidia

Porfiada como la voz de los buitres quiere tu corazón y no otra cosa, pero tu corazón lleno de sangre, afuera del pecho pero sin separar del cuerpo. Porfiada como la sonrisa de los delfines quiere tu corazón y no otra cosa, pero tu corazón ahogado en llanto, ardiendo de dolor, hecho jirones, y que tus propios ojos lo estén viendo.

No hay comentarios: