sábado, 3 de enero de 2009

Cupidos sinvergüenzas

Se me llenó el consistorio de cupidos sinvergüenzas,
les gusta hacerse la paja mientras llora el bandoneón
y la tarde pelirroja desenredando sus trenzas
yace decúbito prono sin bombacha en el colchón.