lunes, 4 de febrero de 2008

Títulos

Tengo un cuaderno de espiral, tamaño oficio y hojas cuadriculadas que utilizo día a día para anotar lo que se me va ocurriendo. Es de esos cuadernos gordos que se empiezan con muchísima prolijidad, duran mas o menos un año y terminan llenos de garabatos, borrones y tachaduras. Lo utilizo para apuntar ideas que después se convierten en ilustraciones, para escribir frases que después estiro y convierto en un guión, para guardar palabras solas y olvidadas que terminan siendo un cuento completo y para uno de mis pasatiempos favoritos, anotar títulos de libros aún no escritos. Tengo montones, largos, cortos, rebuscados, simples, divertidos, tristes y una condición que los equipara a todos, inéditos. A veces, releyéndolos después de un tiempo, descubro alguno que me sorprende que no haya sido publicado y me persigo un rato culpabilizando a mi parsimonia, y otras veces descubro otro que me alegra que pasara inadvertido y agradezco mi prudencia, pero eso sí, siempre me alertan que estoy con vida.

1 comentario:

Gitana dijo...

Gracias por la explicación... de verdad muchas gracias... Y pues bien, creo que yo hago lo mismo que tu, escribo frases inconexas en diferentes pedazos de papel. Y las voy guardando... Despues, aveces parto de eso para escribir algo. No se... Aveces no resulta nada agradable, pero aún así lo subo al blog. Mucha gente dice que soy depresiva para escribir...